Audiometrías

Es la prueba que nos permite una valoración de la audición, siendo valioso para determinar si una persona oye bien, además de aportar otro tipo de información para poder valorar la perdida auditiva.

La audiometría se realiza dentro de una cabina insonorizada, bien por vía aérea, que se realiza con unos cascos para detectar el sonido, o por vía ósea, realizándola con un pequeño vibrador colocado detrás de la oreja.

La audiometría se lleva a cabo evaluando, la “vía aérea” y “la vía ósea”:

La vía aérea: evalúa la capacidad para detectar sonidos presentados/transmitidos a través del aire, en concreto a través de unos auriculares.

La vía ósea: evalúa la capacidad para detectar sonidos transmitidos a través de los huesos de la cabeza. En este caso se utiliza un vibrador que se coloca detrás de la oreja.